El término tendón proviene del latín: tendo – que significa tender, estirar; y del sufijo riego -itis que significa inflamación. Es posible definir la tendinitis, como una inflamación de los tendones.  Es común en deportistas, pianistas, reposteros, adultos mayores, entre otros. Sus síntomas generales son: dolor en la zona afectada e inmovilidad, dificultad cada vez que se somete movimiento en casos de haberse inmovilizado del todo. A continuación, conozcamos la tendinitis y sus tipos.

¿Qué es la tendinitis?

La tendinopatía o tendinosis, son los nombres correctos que tiene esta patología. Algunos especialistas, piensan que no se trata de una inflamación sino de una mala cicatrización de las lesiones ocasionadas previo a la lesión inmovilizadora de la extremidad. Esta inflamación de los tendones, trae como consecuencia, el no estiramiento de una extremidad. Y es ocasionada, por una mala ejecución de un movimiento que se ha realizado de forma repetida e inadecuada.

tendinitis y sus tipos

Tendinitis y sus tipos

Este tipo de lesiones es común según el oficio o rutina que tengan las personas, y puede ocurrir en cualquier parte donde se encuentren tendones. La tendinitis, está relacionada con la edad a causa de malas posturas o ejecución incorrecta de movimientos mal realizados y que provocan malas cicatrizaciones. Una de las más comunes es la tendinitis rotuliana. Sin embargo, existen muchos tipos de tendinitis y las más frecuentes las describimos aquí:

  • Codo de tenista: El codo puede inflamarse debido a una serie de traumatismos. Pero cuando el oficio de la persona implica realizar movimientos rutinarios con el codo, se ocasiona una degeneración de los tejidos provocando dolor.
  • Tendinitis de la mano y la muñeca: Suele ser frecuente en personas expuestas al movimiento de las manos. Como pianistas y amas de casa que llevan a cabo a diario labores domésticas con fuerza. En ocasiones son tan fuertes, que se lesionan los pulgares.

tendinitis y sus tipos

  • Tendinitis de talón: Atletas, corredores y jugadores de baloncesto, ancianos con artritis, bailarinas, etc. Todos ellos, pueden padecer de tendinitis de talón de Aquiles. Ya que por lo general, están expuestos a lesiones en los talones porque ejercen mucha presión en los tendones.

Diagnóstico y tratamiento

La diagnosis de esta patología, se puede realizar basada en el dolor recurrente durante un tiempo. Aunque no se haya expuesto el área a movimientos bruscos. Una de las maneras de comprobarlo, es cuando el médico somete a fuerza el músculo en cuestión. Asimismo, se aplican terapias utilizando calor y frío como uno de los remedios caseros más comunes contra esta lesión.

tendinitis y sus tipos

Para esta patología, existen tratamientos dirigidos por un fisioterapeuta con el fin de aliviar el dolor y por ende la inflamación. Analgésicos y hasta esteroides (es posible llegar a utilizar dependiendo de la gravedad de la lesión).  En otros casos, se puede llegar a infiltrar la zona afectada aunque son más efectivos los tratamientos con glucocorticoides. En caso de ser una lesión a causa de la edad, es recomendable aumentar los niveles de colágeno. Para así, regenerar el tejido conectivo que conforman los tendones.

Temas