Los virus son los responsables de causar la mayoría de los casos de hepatitis. Existen distintos tipos de la enfermedad, de acuerdo con el virus que la produjo.

El alcohol, el consumo de drogas y otros factores pueden provocar esta enfermedad en los seres humanos. Esta afección puede remitir espontáneamente o evolucionar hacia otras enfermedades como la fibrosis, cirrosis o un cáncer de hígado.

¿Qué es la hepatitis?

Es una inflamación del hígado. Puede aparecer por distintas causas pero generalmente es un virus el responsable de la afección. La inflamación es una hinchazón que se manifiesta cuando los tejidos del cuerpo se lesionan o se infectan.

El hígado es el órgano más grande de nuestro cuerpo. Su función principal es la de digerir los alimentos, almacenar energía y eliminar las toxinas. Por eso cuando se inflama puede producir graves consecuencias en el organismo. En casos de gravedad puede matar a la persona.

Hepatitis

hepatitis inflama al hígado

¿Cómo se transmite?

Principalmente se transmite por vía fecal u oral. El virus que produce la hepatitis esta en la materia fecal de la persona infectada y suele pasar a alimentos y bebidas.

También la enfermedad se transmite a través del contacto directo con la persona que tiene el virus. El compartir elementos de higiene, utensilios de cocina, se corre el riesgo de contraerla. La hepatitis no se transmite por contacto casual con la persona que tiene la enfermedad.

¿Qué tipos de hepatitis existen?

Los tipos de virus más comunes son la hepatitis A, hepatitis B y hepatitis C. La hepatitis D y E son menos comunes.

Cada unos de estos virus son diferentes y los describiremos a continuación:

Hepatitis A

Se transmite por agua o alimentos contaminados con materia fecal de una persona infectada.

Otra forma de transmisión es el contacto de boca con el ano de una persona infectada. Los bebés también puede infectarse durante el parto, al entrar en contacto con heces fecales de la madre.

La infección es leve, en muchos casos, y la mayoría de las personas se recuperan por completo y adquieren inmunidad contra infecciones futuras por este virus. Sin embargo, las infecciones por el virus A también pueden ser graves y potencialmente mortales.

Hepatitis B

Se transmite a través del sexo. También al compartir agujas que se inyectan u otro equipo que se usa para inyectarse drogas o medicinas como la jeringa, el algodón contaminado.

Otra posibilidad es la transmisión mediante transfusiones de sangre y productos sanguíneos contaminados, inyecciones con instrumentos contaminados durante intervenciones médicas.

El virus de la hepatitis B vive en líquidos del cuerpo como el semen, la sangre, las secreciones vaginales.

Hepatitis C

Generalmente se encuentra en la sangre de una persona infectada. También se transmite por las relaciones sexuales o la utilización de elementos para el consumo de drogas (jeringas, agujas,etc.). Puede permanecer en el cuerpo por mucho tiempo. Quizás esté toda la vida de la persona y llegue a causar enfermedades serias del hígado. No hay vacuna contra la infección por hepatitis C.

Hepatitis D

También se la llama Delta es la más grave. Se transmite por las mismas vías que el virus de la hepatitis B. Es un virus muy especial, pues necesita la existencia de una infección por el virus de la hepatitis B para poder sobrevivir en el ser humano. Por eso, generalmente, cuando alguien está afectado por el virus B de seguro también esta afectado por el de la D.

Se estima que el 5 por ciento de los pacientes con el virus B están coinfectados por el virus de la  D. Hay vacunas seguras y eficaces contra la hepatitis B.

Hepatitis E

Se transmite por el contacto de la boca con las heces. Esto se produce por el agua contaminada o por malas condiciones de higiene.

Es una causa común de brotes epidémicos de hepatitis en las zonas en desarrollo. Hay vacunas seguras y eficaces para prevenir la infección, pero no tienen una distribución amplia.

¿Cuáles son los síntomas de la hepatitis?

La hepatitis es una enfermedad muy peligrosa porque muchas veces no presentan síntomas evidentes en el cuerpo.

Si embargo, otras personas que padecen la enfermedad pueden presentar los siguientes síntomas:

  • Náusea y vómitos
  • Diarrea
  • Pérdida del apetito
  • Orina oscura
  • Fiebre
  • Evacuaciones de coloración pálida
  • Dolor abdominal
  • Tonalidad amarilla de la piel y los ojos
  • Cansancio
  • Confusión mental
  • Debilidad de los músculos
  • Dolor de las coyunturas
  • Salpullidos o artritis

¿Cómo puede prevenirse la hepatitis?

Como ya dijimos es fundamental la higiene en la transmisión de un tipo de hepatitis (La A). En este caso se previene lavando y cocinando bien los alimentos; lavándose las manos; consumiendo agua potable o hervida.

Las vacunas también se recomiendan, previa evaluación médica, para poblaciones de riesgo, como usuarios de drogas, personas en contacto con casos de hepatitis A.

Las que se transmiten mediante relaciones sexuales o fluidos del cuerpo, es fundamental el uso de preservativos y otros métodos a la hora de tener sexo.

¿Cómo se trata la hepatitis?

No hay tratamiento específico para la hepatitis A. Los síntomas desaparecen a lo largo de algunas semanas o meses.

Es muy importante saber que nunca se deben administrar antieméticos (drogas para aliviar la sensación de nauseas) ni paracetamol y, en caso que existieran vómitos o diarreas, debe considerarse la rehidratación.

Si no se presenta insuficiencia hepática aguda, no es necesaria la hospitalización. Ante alguno o varios de los síntomas descritos se debe concurrir al médico de inmediato.

La hepatitis es una enfermedad que sigue evolucionando y por eso algunas investigaciones afirman que hay virus desconocidos y distintos de los de las hepatitis A, B, C, D y E.

Los investigadores siguen trabajando para identificar estos virus pero siempre se recomienda la prevención a través de la vacunación, la higiene y los cuidados en los contactos sexuales.

Hepatitis

la vacunación es una forma de prevenir la hepatitis