Una de las cosas con la que relacionamos a los gatos es su forma de dormir. Y es que, como muchas otras cosas que ellos hacen, es sumamente importantes para la salud.

Se ha demostrado que un gato doméstico puede dormir entre 12 y 16 horas al día. Es decir, ellos suelen dormir el doble de lo que lo hace un ser humano. Además, la forma en la que los gatos duermen es mucho más beneficiosa para su salud. Debido a esto, vamos a hablar de las enseñanzas que nos dan nuestras mascotas felinas para dormir mejor.

Los gatos se sienten seguros al dormir

Los gatos

Los gatos se sienten seguros al dormir

Cuando veamos a nuestros gatos durmiendo, nos daremos cuenta que lo hacen con suma tranquilidad. Esto se debe a que, a diferencia de los humanos, ellos se sienten seguros durante el sueño. Siendo familia de los tigres y leones, los gatos son depredadores naturales. Es decir, ellos no sienten peligro de las criaturas que se encuentren en su entorno.

Por otra parte, nosotros nos encontramos constantemente en un estado de alerta e hipervigilancia. Debido a esto, muy pocas veces podemos tener un buen descanso y siempre nos sentimos cansados durante el día. Esto es uno de los aspectos más importantes que podremos aprender de los gatos. Al sentirnos seguros, podemos tener una mejor jornada de sueño.

La importancia de las siestas

Los gatos

La importancia de las siestas

Una de las características del sueño de los gatos es que ellos suelen dormir siestas durante todo el día. Sin importar cuántas horas hayan dormido, ellos pueden volver a descansar en cuestión de minutos. Esa es otra de las diferencias que tenemos con los felinos, el hecho de tomar varias siestas.

Los humanos, al ser seres rutinarios, solemos despertarnos y olvidarnos de nuestra cama hasta la noche. Debido a esto, no podemos aprovechar las pocas horas de descanso que tenemos al día. Los gatos nos han enseñado que, para poder recobrar energías durante todo el día, es importante tomar siestas regularmente.

Cuidado con el ritmo frenético

Los gatos

Cuidado con el ritmo frenético

Los gatos, al no tener una rutina diaria y no hacer las cosas de forma apresurada, pueden descansar mejor. El ritmo frenético de la vida de un hombre adulto puede ser completamente dañino para la salud. El estrés y el constante estado de alerta pueden traer graves consecuencias para la salud.

Al alejarnos de este ritmo frenético y vivir la vida con mayor lentitud, podemos apreciar mejor lo que nos rodea. Cuando estamos en un constante ajetreo, nos podemos olvidar de los detalles más importantes y las personas más cercanas a nosotros. Los gatos saben estar siempre en un estado de calma y por eso pueden llegar a tener una vida mejor.

Temas