La retina es una membrana sensible a la luz que se encuentra en la superficie interior del ojo. El desprendimiento de la retina ocurre cuando ésta se separa de las capas a las que se encuentra adherida.

Aunque sea un problema ocular poco común, es sumamente peligroso para aquellas personas que lo llegan a padecer. Suele aparecer en individuos de avanzada edad, sobre todo si son miopes, aunque es posible que se presente en niños en caso de ser un caso hereditario. A continuación, veremos las causas y el tratamiento necesario en caso que se presente un desprendimiento de la retina.

Causas del desprendimiento de la retina

La razón más común por la cual ocurre un desprendimiento de la retina es debido a algún traumatismo, desgarro o perforación de la misma. Cuando esto ocurre, los líquidos oculares penetran en el ojo y causan un desgaste de la retina. Esto hace que ésta se separe de las capas adyacentes. Este acto se conoce como un desprendimiento del cuerpo vítreo.

El desgaste por edad o si el paciente sufre una miopía severa también pueden causar el desprendimiento de retina. Además, algunas personas con diabetes severa o con cirugías oculares también pueden padecer de esta separación.

Síntomas del desprendimiento de la retina

Desprendimiento de la retina

Síntomas del desprendimiento de la retina

Los síntomas del desprendimiento de la retina afectan la vista de quien lo padece. Pueden aparecer pequeñas manchas o puntos negros en su visión. También se manifiesta con destellos de luz en las zonas periféricas.

También pueden aparecer sombras oscuras en las zonas laterales de la visión, la cual cae como una cortina y también causa una visión borrosa. En caso de que el desprendimiento de la retina llegue a etapas muy avanzadas, el paciente puede presentar pérdida parcial o total de la visión en el ojo afectado.

Diagnóstico del desprendimiento de la retina

Desprendimiento de la retina

Diagnóstico del desprendimiento de la retina

Cuando el paciente comienza a presentar los síntomas de desprendimiento de retina mencionados con anterioridad, es necesario visitar un oftalmólogo lo más rápido posible. Éste realizará varios exámenes para determinar la gravedad del desgaste, y en base a eso iniciar el tratamiento.

En algunos casos, los oftalmólogos utilizarán un tinte especial para revisar el flujo sanguíneo en el interior del ojo. También pueden realizar una tonometría, que es una revisión de la presión sanguínea ocular, o una ecografía para determinar si ha ocurrido un desprendimiento de la retina.

Tratamientos para el desprendimiento de la retina

El tratamiento del desprendimiento de retina siempre deberá ser quirúrgico. Luego de realizar el diagnóstico, el oftalmólogo realizará una cirugía utilizando láseres. Con eso se sella la sección de la retina que se encuentre perforada.

En algunos casos en donde el desprendimiento es muy grave, el médico puede realizar un empuje suave de la pared ocular para volverla a adherir; o una vitrectomía, en donde se extrae el humor vítreo para poder tratar la retina directamente.

Temas