Detectar la faringitis aguda es imprescindible debido a la cantidad de molestias que ocasiona. Esta es una inflamación de la pared de la faringe, la cual se suele acompañar de la infección de amígdalas. Es por ello que debe ser tratada como una infección vírica o  bacteriana.

Es imprescindible comprender como podemos evitarla. Pero, sobre todo como tratarla en el momento en el cual se padezca. Ya que es una enfermedad que puede presentar algunas complicaciones importantes. Así que acompáñanos a comprender y conocer más de esta temible enfermedad.

¿Qué ocasiona la faringitis?

Es común que esta enfermedad se relaciones con el uso del tabaco, el alcohol y comidas muy altas en temperaturas. Debido a que en la mayoría de las ocasiones estas causas son las más comunes cuando se detecta la enfermedad. Es así como también se puede trasmitir por medio del sistema respiratorio. Cuando una persona que se encuentra infectada, tose o estornuda cerca de una persona sana.

En muchas ocasiones, en las edades infantiles se transmite por medio del tacto. Es en estas edades cuando esta enfermedad se presenta con mayor frecuencia. Alcanzando la edad de los quince años, en ciertas épocas del año.

Detectar la faringitis aguda

Detectar la faringitis aguda

El origen de la enfermedad puede ser bacteriano o viral. Sin embargo, es muy común que sean los estreptococos los microorganismos que se encuentran alojados y desencadenen la enfermedad. Y cuando esta no es tratada a tiempo puede traer consigo complicaciones como la fiebre reumática y una afectación cardíaca.

Ahora bien, cuando se presenta de forma viral, son los adenovirus el causante de esta. Los cuales son tratados de forma más sencilla y rápida. Muchos de los casos se presentan por falta de vitaminas o una disminución en el sistema inmunológico.  Y es cuando nos podemos encontrar con una inflamación molesta y esta puede agudizarse hasta no lograr su curación.

Diagnosticar una faringitis aguda o crónica

La forma más sencilla de diagnosticarla es cuando se presenta súbitamente, y permanece por muchos días. En donde, podemos encontrar varios tipos de faringitis agudas. Aquellas de origen difuso, en donde el paciente siente dolor al tragar, fiebre y dolor de oído. La clásica amigdalitis, con fiebre, dolor y enrojecimiento, y en la mayoría de los casos placas en la garganta.

Y el Edema de Úvula, se trata de una infección en la campanilla, la cual requiere de tratamiento inmediato. Ya que si esta evoluciona puede ocasionar una obstrucción en la vía respiratoria.

Ahora bien, una faringitis crónica puede desencadenar graves enfermedades, suponen muchos de los síntomas antes mencionados. Pero permaneciendo por largo tiempo, sin ningún tipo de mejorías. Pueden ser atróficas o hipertróficas, las cuales no permiten a la persona deglutir normalmente. Inclusive tragando su propia saliva.

Complicaciones más comunes de la Faringitis aguda

Es por esta razón, que estas enfermedades deben ser tratadas a tiempo y así evitar mayores complicaciones. Pueden afectar directamente al tejido cardíaco y al sistema renal. Por lo que se ameritará de ingreso hospitalario, y atención especializada. Inclusive puede lograr a desarrollar un cáncer de faringe. Así como abscesos en esta zona que deberán ser removidos quirúrgicamente.

Detectar la faringitis aguda

Detectar la faringitis aguda

Es necesario que la faringitis aguda sea tratadascon un especialista. Éste determina que tipo de faringitis es y sobre todo en qué nivel se encuentra. Existen numerosos medicamentos para la curación de esta enfermedad. Así como remedios naturales que pueden mejorar las condiciones. Pero sobre todo se debe evitar su contagio. Ya al momento de padecerla realizar los exámenes pertinentes que determinen el origen de la infección.

Lo cual podría evitar las complicaciones que hemos mencionado. Así como la evolución de la enfermedad. Es importante no auto medicarse. Y asistir a consulta especializada.

Temas