La regla del minuto o el método japonés para combatir la pereza, es muy popular en todo el mundo. Muchas veces nos proponemos un cambio profundo en nuestras vidas pero no sabemos por donde comenzar, por eso es buena conocerla y aplicarla.

De seguro te has propuesto, más de una vez, dejar todo atrás y empezar una vida nueva, reconociendo errores y aceptando la vida que te toca vivir. Pero al momento de querer comenzar esos cambios se presentan muchas dudas que no sabes como resolver.

Por eso seguir un método es lo recomendable, para que los cambios no te sorprendan y pueda comenzar a cambiar aquellas cosas que no te gustan de ti.

la regla del minuto

Masaaki Imai es e autor de este concepto

¿Cómo combatir la pereza con la regla del minuto?

Esta regla está pensada para que puedas salir adelante, superar la pereza y seguir creciendo. También llamada Método Kaizen, o regla del minuto, su esencia se basa en que la persona ejecute determinada tarea cada día a la misma hora durante un minuto.

Aunque un minuto te parezca muy poco tiempo, a veces no nos hacemos este tiempo para hacer las cosas que nos gustan y que nos hacen crecer.

Un minuto es el tiempo indicado para por ejemplo ejercitar la mente, tu cuerpo o hacer aquellas actividades que tienes postergadas. Y lo más importante es que cualquiera puede hacerlo y empezar en cualquier momento.

la regla del minuto

hacer esas actividades postergadas en un minuto

¿Cuál es el origen de este método?

El método Kaizen proviene de esa misma palabra, que se compone originalmente de otras dos palabras ”kai” = cambio y “zen” = sabiduría.

Masaaki Imai es e autor de este concepto y constituye una verdadera filosofía de vida. Es un método muy amplio que puede ser utilizado para la vida cotidiana, los negocios y en otras situaciones.

El secreto de este método es que hacer esas actividades postergadas o de cambio en un minuto evita emplear excesiva energía. Así se evita la pereza de tener que comenzar una actividad que sabemos que nos va a llevar mucho tiempo y que ahora podemos hacer empleando solo un minuto, pero siendo constantes.

Lo importante es tener una meta, aplicar la regla del minuto y cumplir los pasos para lograr tus objetivos. Ahora que la conoces ya no tienes excusas para comenzar a corregir todo lo que no te gusta de ti e incorporar nuevos hábitos que te hagan crecer como persona.