Existen múltiples beneficios del baño turco, y aunque esta clase de baño no sea muy popular en todos los países, tras conocer sus beneficios veras todas las ventajas que podría traer tanto para tu salud mental como física.

El secreto de los beneficios del baño turco, fue descubierto desde la antigüedad tanto por romanos, griegos y diversos pueblos del Medio Oriente. Haciendo de esta forma de este tipo de baño, algo más que una terapia… una filosofía de vida.

Que es y cómo funciona y baño turco

Es importante tomar en cuenta que para poder obtener la mayor cantidad de beneficios del baño turco, este debe alcanzar un 100% de humedad y su temperatura jamás deberá exceder los 48 °C.

Los baños turcos, se realizan en una habitación con temperatura regulada. Aquellos que deseen ingresar, deberán sentarse en compartimientos que por lo general suelen ser de mármol, aunque en algunos lugares también pueden ser de piedra natural.

La habitación se ve envuelta por neblina, donde se debe estar inhalando el vapor tibio, el cual ayudara a descongestionar los pulmones, eliminar toxinas y brindar una gran cantidad de otros beneficios al cuerpo.

Beneficios del baño turco para la salud

Beneficios del baño turco

#1. Mejora el sistema inmune

Recordemos que los beneficios del baño turco, no se limitan solo a la eliminación de toxinas. Cuando entramos en el baño turco, el cuerpo comienza a sudar y a elevar su temperatura, lo que aumenta los glóbulos rojos del cuerpo y por ende el sistema inmunológico se optimiza.

#2. Ayuda contra afecciones respiratorias

La inhalación del vapor mejora significativamente para contrarrestar la congestión nasal, inflamaciones, alergias de temporada e incluso la tos. En el proceso de inhalación del vapor caliente, se logran desprender secreciones mucosas que impiden la correcta respiración.

#3. Mejora la apariencia de la piel

Los beneficios del baño turco para la piel van más allá del tema estético. Cuando el cuerpo empieza a liberar toxinas, no solo la piel tiene una apariencia más rejuvenecida. También, esto ayuda a disminuir brotes de acné, espinillas y barros.

Incluso para una limpieza más profunda puedes llevar contigo un cepillo de exfoliación para ayudar a la piel a estar más limpia tanto de forma interna como externa.

#4. Ayuda a conciliar el sueño

La relajación es parte fundamental de los beneficios del baño turco. Similar a los spa occidentales, esta clase de baños evocan a la relajación no solo de los músculos, sino también de la mente. Muchos deportistas lo usan para relajar sus músculos tras una sesión de ejercicios intensa, mientras que otras personas lo usan para poder relajarse después de un día estresante.

#5. Mejora la circulación sanguínea

Debido a la temperatura a la que se somete el cuerpo en uno de estos baños, el metabolismo se vuelve más rápido, el ritmo cardiaco aumenta y consigo la circulación de la sangre se hace más fluida.

Sin embargo, es importante tomar en cuenta que la frecuencia en el uso de este tipo de baños deberá ser recomendada por un especialista o simplemente limitarse a no más de tres veces por semana.

Temas